La rueda abdominal

La rueda abdominal es uno más de los aparatos deportivos relativamente modernos, que por un precio bajo y asequible, podemos tener en casa para complementar nuestro entrenamiento. Es fácil de usar, completo y efectivo (siempre que usemos bien la técnica de uso).  Trabajaremos el Core, que aunque los profesionales y habituales lo ejercitan todos los días, para la gran mayoría de iniciados, es todavía desconocido.  Mejora tu rendimiento y equilibrio usando la rueda abdominal.

La práctica de abdominales “tradicionales”, de forma repetida y con una mala técnica (que suele ser lo habitual), puede provocar dolor de espalda y/o incontinencia urinaria al afectar al suelo pélvico. Los movimientos que realizamos aquí, no suelen ser utilizados con frecuencia en deportes o la vida normal.

Beneficios y músculos que se trabajan con la rueda abdominal

El ejercicio continuado con la rueda abdominal ejercita los músculos abdominales, el core, los hombros y la espalda aumentando la flexibilidad y fuerza de los mismos.

Trabajaremos: bíceps, triceps, deltoides, recto abdominal, oblicuos, dorsales, pectorales y recto femoral.

Es importante para evitar lesiones y realizar el ejercicio con el máximo rendimiento, que nos apoyemos en los consejos y guía de un entrenador si tenemos la posibilidad. No está de más informarnos con los videos de estupendos monitores que nos regalan su sabiduría en videos.

Evita errores, entrena bien

La técnica es esencial. La observación al comenzar con la rueda abdominal de un entrenador, compañero o espejo para corregir posturas, se hace imprescindible. 

Si no has trabajado de forma habitual el Core, sé progresivo, notarás enseguida sus efectos.

Una vez dominada la técnica, empezaremos mediante cambios de postura a complicar un poco más el entrenamiento, con constancia y siempre en progresión. La rueda abdominal, se convertirá en imprescindible cuando notes sus efectos, que serán desde el primer día. No olvides combinarlo con otros ejercicios y diferentes aparatos para conseguir que el músculo no se habitúe.

El TRX y las planchas, con sus muchas modificaciones a la hora de ejercitarlas, son muy buenos ejemplos, también las plataformas inestables nos ayudan a que el entrenamiento no sea monótono.

Video

Os dejo unos videos para ser más gráficos.
Gracias a Ninolift por su video.
El siguiente video es de Powerexplosive, gracias por explicarlo tan claro.

Recomendamos suscribirse a sus canales por lo sencillo y completo de sus explicaciones, un ejemplo a seguir.